Ser agentes de cambio aún en aislamiento

Si bien, el “quedarse en casa” puede resultar la mejor prevención, no resulta un antídoto fácil para todos los sectores de la sociedad. Como para jóvenes que se encuentran en hogares, con espacio reducido, imposibilidad de ver a familiares y dificultades de desarrollar actividades económicas o educativas. Dialogamos con los chicos de Doncel, organización que acompaña jóvenes institucionalizados en su transición a la vida adulta, y cómo están viviendo estos tiempos sin resignarse a ser agentes de cambio.
Guia Egreso

Repensar estructuras e ir en búsqueda de oportunidades se ha vuelto la forma de solventar los múltiples problemas consecuentes de esta pandemia. Es así que la “Asociación civil Doncel” describe cómo ha logrado “surfear esta ola” y convertirse en una red de contención federal de forma virtual.  

Hace más de 15 años que Doncel acompaña a adolescentes y a jóvenes sin cuidados parentales en su camino a la vida adulta. A través de un equipo de profesionales, técnicos y voluntarios, ayudan a chicos a insertarse laboralmente, como así también, les brindan apoyo en hogares hasta que éstos encuentren su independencia económica. 

La cuarentena ha hecho que hoy no puedan estar presencialmente, no obstante gracias a un gran trabajo en conjunto y la ayuda de internet, han logrado mantenerse unidos, como así también llegar hasta provincias que no tenían pensado.  

En nuestra charla, Jasmín Pérez Casani, representante del colectivo de jóvenes de la Guía Egreso impulsada por Doncel, acompañada por Quequi Waksmann, coordinadora de la Guía Egreso, nos contó cuáles fueron sus principales desafíos y cómo hicieron para enfrentarlos.  

 
¿Cuál fue el principal desafío que enfrentaron ante este contexto? 

El trabajo que estamos haciendo es complicado. Los pibes que ya egresaron del hogar quizás no cuentan aún con trabajo. Esto se relaciona con que no tienen muchas cosas, entre ellos, medios para comunicarse. Hablamos de algo tan simple como tener “crédito en el celular”. Esto dificulta nuestra comunicación. Sin embargo, como podemos y con quienes podemos, tratamos de comunicarnos una vez por semana, queremos que eso no se rompa. Tratamos de comunicarnos tanto con los que egresaron como con los que están viviendo en Hogares convivenciales para que no se sientan solos.  

 
¿Cómo lo abordaron? 

Muchos Hogares no cuentan con los dispositivos, celus, compu, wifi, con lo cual quedamos a disposición de que los coordinadores de los hogares permitan que se dé la reunión. Hay hogares que están muy alejados y a los que directamente no llega wifi. Pero, a la vez, si no hubiese pasado algo así, ni nos hubiéramos dado cuenta. En este sentido, el trabajo se intensificó. Cada día vemos cada uno de los problemas, qué podemos hacer para acompañar y sostener a los jóvenes con mayor necesidad y urgencia que antes.  

 
¿Y cómo están haciendo para mantener el vínculo con aquellos hogares con los que pudieron reestablecer la conexión? 

Estuvimos realizando talleres de egreso para los distintos hogares virtualmente. Es el primer año que se implementa esto, es algo nuevo. De esta forma llegamos a: Tucumán, Misiones, Santa Fe, Provincia de Buenos Aires, CABA y Salta. 

¿Por qué es importante continuar con los talleres? 

Porque nos permite visitar virtualmente hogares y entrar en contacto con los chicos, y que aquellos que ya egresaron puedan dar consejos es uno de los objetivos de nuestra organización. Los talleres son muy importantes para mantener esa conexión de la que hablamos. A partir de lo que pasó, y gracias a la virtualidad, decidimos empezar llevar a cabo los talleres con esta modalidad. Esto nos permitió llegar a lugares y provincias a los que, de manera presencial, hubiera sido más difícil o hubiésemos tardado más. Por eso creo que la virtualidad es una gran aliada en esta situación. 

¿De qué suelen conversar en estos talleres virtuales? 

Los chicos cuentan cómo están, cómo vienen transitando todo esto. Sirve para distraerse un poco. Sabemos que el aislamiento es difícil, y que a veces angustia, pero creamos un espacio donde siempre van a encontrar a alguien con quien contar. La idea es trabajar este momento de pandemia y transmitir que no es algo que les pasa a ellos solos, sino que es algo global, pero que existe un canal de contención y comunicación.  

¿Qué les suelen expresar los jóvenes en estos encuentros? 

Es un momento para vincularse, para encontrarse con otros jóvenes y que se sientan acompañados. Muchos pibes y pibas, al no tener acceso a un teléfono, computadora, no pueden vincularse con sus familias, ni realizar tareas del colegio por falta de recursos. También tenemos muchos casos de madres adolescentes. Siempre es difícil la situación, pero en cuarentena eso se vuelve más complejo aún. Muchas están terminando la secundaria, y les cuesta estudiar y acompañar a sus hijos con el encierro.  

¿Hay algo que los sorprendió de estos talleres? 

Los chicos/as no cuentan solo cosas lindas, quizás son más los que cuentan cosas feas. En general, suelen contar que tienen problemas para dormir y ansiedad. Por la pandemia se cortaron los espacios de terapia, entonces ahora por el grupo se animan a contar cosas que quizás antes era impensado.  

¿Qué pueden destacar de esto que estamos viviendo? 

Los talleres virtuales nos permiten que los jóvenes nos conozcan, que conozcan la guía Egreso y se interioricen en ella. Esta pandemia nos deja llegar a todos, siempre y cuando existan los medios. Si no, lamentablemente, están más alejados de lo que ya lo estaban. A principio de año habíamos comenzado con los talleres en Santa Fe y Salta, si bien era de forma presencial, hoy lo estamos continuando de forma virtual. Nuestro objetivo es que esto siga y que en cada provincia se logre que haya un “grupo de egreso”.  

¿Algo que quieran destacar de esta cuarentena? 

Tenemos jóvenes que están haciendo desde su lugar acciones solidarias, repartiendo comida y mercadería. Eso es muy importante mencionar.  

¿Cómo ven el futuro de estos talleres virtuales? 

La virtualidad nos acercó más de lo que pensábamos. Incluso los jóvenes tienen un grupo de Whatsapp nacional. Este proyecto nació para acompañar. Después de la cuarentena vamos a estar más juntos que nunca.  

Estamos haciendo una Campaña para conseguir apoyos para seguir desarrollando estas acciones en la pandemia. Nos pueden ayudar en https://doncel.org.ar/dona-covid19/