Julieta Martínez

A sus 16 años, Julieta ya cuenta con la experiencia de alguien mucho mayor. Es la fundadora de la red de innovación social Tremendas, ha expuesto y moderado charlas y fue reconocida con el Premio Mujer Influyente 2019. La  joven activista, muchas veces llamada la “Greta Thunberg chilena”, busca seguir abriendo espacios de visibilización para miles de mujeres y romper los paradigmas de una sociedad que pide a gritos ser escuchada. 

Una mujer tremenda: Julieta Martínez y el empoderamiento de las invisibilizadas 

 

Julieta estaba muy nerviosa. Las manos le temblaban mientras se acercaba al podio y una masiva audiencia esperaba por sus palabras. A sus 16 años ha moderado y expuesto en diversos foros, charlas y congresos, pero esta vez era distinto y el escenario era otro. No tenía miedo de lo que iba a decir, tampoco de exponer en inglés, ni de que en el público presente se encontraran líderes políticos, expertos en el cambio climático y representantes de cientos de países en el marco de la Conferencia de las Partes (COP25) desarrollada en Madrid. “Mi discurso no era nada fuera de lo común”, cuenta Julieta. Pero ella sabía que detrás de sus palabras, la voz de millones de jóvenes estaba representada y asumió esa responsabilidad con un claro diagnóstico: “La crisis ambiental es también una crisis social”. 

Cuando sólo tenía 10 años, Julieta Martínez asistió junto a su familia a una marcha para exigir que las bombas para diabéticos fueran parte del Plan Auge. Ella es insulina dependiente y sus padres costeaban su tratamiento, un privilegio con el que no contaba la mayoría de los niños. Desde ese instante, ella comprendió que debía tener un rol activo para cambiar el mundo. Comenzó a asistir a ferias de innovación social junto a su mamá y a los 15 años decidió pasar a la acción y crear un emprendimiento social. Así fue como nació Tremendas, una plataforma que visibiliza y conecta a miles de niñas dentro de Chile y Latinoamérica. 

“Nuestra misión es empoderar a las mujeres. Que aprovechen sus talentos, independiente de la cultura o la carga biológica (...) Todos tenemos talentos, y la idea es poder vincularlos a una causa social, por eso nos basamos en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU”. Pero Julieta quiso ir más allá, no quería sólo una vitrina, quería acción. Así empezó a buscar alianzas con distintas organizaciones y empresas para concretar los proyectos que día a día recibía. Fue en busca de los contactos necesarios  para convertir los sueños de miles de jóvenes en una realidad. 

Con el paso de las semanas, Tremendas comenzó a crecer de forma exponencial. Julieta fue invitada a participar de programas de televisión y distintas charlas. “Después de aparecer en televisión, en sólo 20 minutos pasamos de tener 900 seguidores en Instagram a 8.100”, relata Julieta. Fue tal el impacto, que muchas de las asistentes que iban a sus charlas no sabían de qué trataba, pero sólo con saber que Tremendas estaba involucrada era suficiente para animarse a participar. Actualmente, en su plataforma de Instagram cuentan con más de 13.400 seguidores, números que siguen en alza.

Julieta está orgullosa de haber creado un espacio donde miles de jóvenes pueden interactuar, conversar y cuestionarse sobre lo que pasa en nuestro país. Pero también tiene claro de las dificultades de romper con la barrera generacional y los paradigmas sociales arraigados. Desde la sociedad civil ha intentado mover el cerco para ser escuchados. “Falta que nos den más espacios. No sólo queremos estar para consultas ciudadanas, queremos estar en la mesa de decisiones”, enfatiza. 

A fines del 2018 fue nombrada embajadora de Ashoka y reconocida dentro de los Jóvenes Agentes de Cambio. Además, ganó el Premio Mujer Influyente 2019 en el marco del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (Apec) Chile 2019. “Me emociona y me pone muy feliz recordar esos reconocimientos”, dice Julieta. Pero con los pies sobre la tierra y gran humildad reconoce que los premios le hicieron abrir los ojos y darse cuenta del efecto que su trabajo estaba teniendo en la realidad. “Me dije a mí misma que no podía desaprovechar esta instancia y que debía seguir impactando”. Sobre el apoyo que ha recibido de Ashoka dice estar muy agradecida, ya que “el mensaje que transmiten, y demuestran, es que sí quieren tener a un joven dentro de la mesa de conversación. La voz de los jóvenes es escuchada y valorada igual que la de los demás”. 

Con la crisis sanitaria que enfrenta Chile y el mundo a raíz de la pandemia del Coronavirus, Tremendas ha debido adaptarse al actual escenario. Sus charlas y conversatorios siguen de manera virtual, las que cuentan con una alta participación. Por su parte, Julieta no tiene intenciones de detener su lucha por una transformación social y ya trabaja en nuevos proyectos. “Tremendas tiene el potencial para poder desarrollarse en todas partes. Queremos seguir buscando a más tremendas de distintos lugares del planeta, para así construir un mundo mejor”. 

Web: tremendas.cl   Instagram: tremendascl   Facebook: Tremendas_cl