EGRESÓ DE UN HOGAR A LOS 18 AÑOS Y, JUNTO A OTROS JÓVENES, ACOMPAÑA A QUIENES VIVEN SU MISMA SITUACIÓN

 

EGRESÓ DE UN HOGAR A LOS 18 AÑOS Y, JUNTO A OTROS JÓVENES, ACOMPAÑA A QUIENES VIVEN SU MISMA SITUACIÓN 

Kevin pasó su adolescencia en una institución y al egresar se dio cuenta que su experiencia podía serle útil otros. Junto a sus compañeros de Guía Egreso, de la Asociación Civil Doncel, están transformando la vida de 15.000 jóvenes de la Argentina que, como ellos, egresan del sistema de cuidado al cumplir 18 años.   

“No puedo abandonar. Porque a mí me abandonaron”. Cuando Kevin entró a un hogar de niños junto a sus dos hermanosluego de reiteradas situaciones de abandono, se dio cuenta que no le quedaba nada que perder. Frente a eso, a sus 15 años, se propuso lidiar con las pruebas y errores que fueran necesarias para ser distinto a todo lo malo que veía en otras personas. “Quería ser el bueno”, recuerda 

Hoy, casi 10 años después y con sus rulos alborotados, Kevin se describe como un chico frío, una marca personal que le dejó su paso por el hogar. No sabe aún que la calidez de sus palabras deja huella e inspira. Kevin es el chico que soñó en su adolescencia, y más. A sus 24 años, es coordinador y animador recreativo, profesor en colonias de verano y parte de la Guía Egreso, de Asociación Civil Doncel. La Guía Egreso es un colectivo de jóvenes voluntarios, que vivieron en hogares y que tienen la vocación y la determinación de que sus propias experiencias sirvan para que otros chicos no se encuentren perdidos al egresar del sistema de cuidado, a los 18 años, como indica la ley. 

Como parte de ese equipo, todos los jueves Kevin lidera un espacio por y para jóvenes que, igual que él, egresaron o están por egresar de hogares. Desde ahí, realizan actividades donde trabajan la confianza, el impacto en la comunidad, y donde la relajación y el juego invitan a conectarse consigo mismos. La recreación actúa como método de educación y también, como transformación social. “La idea del Club de Jóvenes es que sean agentes de cambio. Esa es la idea. Pero para ser agentes de cambio ellos se tienen que soltar”, cuenta Desde el año pasado, ya hay cinco nuevos jóvenes que, a partir de los talleres, decidieron sumarse a la Guía Egreso. 

 

 

Tímido. Introvertido. Y con muy baja autoestima. Así recuerda al Kevin de 14 años que, muerto de miedo, ingresó por primera vez a un hogarTuvo que dejar a sus amigos, su escuela, su barrio y su madre en zona Sur para entrar en un hogar en San Isidro, a dos horas de distancia. Fue entonces cuando decidió aprovechar todas las herramientas y recursos a su alcance y que lo llevaron a no tener vergüenza a nada” y hoy no imagina su vida si no es dedicándola a ayudar a los demás. Él sabe que el apoyo y el reconocimiento de otros fue fundamental durante su crecimiento“Obviamente yo no estuve solo. El que dice “me hice solo” es mentira. Nadie se hace solo. Yo tuve una persona clave, clave”, subraya. Sus eternas charlas con “El Indio”, uno de los operadores del segundo hogar donde vivió -fueron tres en total- además de forjar una gran amistad, le “movieron un par de cables” que lo ayudaron a confiar en que podía sacar su mejor versión. “Su manera de trabajar era diferente, pero efectiva, asegura Kevin 

Otro pilar durante su adolescencia fue el grupo Exploradores donde descubrió que era un gran líder recreativo. Durante un año se capacitó como animador y luego se convirtió en jefe. Salió destacado en su grupo. Me di cuenta de que era útil para algo. Y que lo disfrutaba”. Cuando lo cambiaron de hogar y se tuvo que mudar a Almagro no interrumpió este camino. Todas las semanas durante tres años, viajó desde Almagro hasta Parque Patricios para formarse en un curso de “Líderes Recreativos Comunitarios”. 

El egreso no fue fácil. Cuando cumplió 18 años, tuvo que dejar el hogar y volver a la casa de su madre, que no se encontraba en condiciones para recibirlo, como temía. Pero luego de trabajar durante años como volantero y bachero para ocuparse de arreglar su hogar, finalmente hoy se dedica a lo que le apasiona y consiguió alquilar un departamento para vivir con un amigo. Junto a sus pares de la Guía Egreso están transformando la vida de miles de jóvenes del paísLa clave del éxito de la iniciativa, afirma, es el sistema de par a par. Ellos están acostumbrados a que venga un profesional y les diga “la vida es así, tenés que hacer esto”. Y del otro lado uno piensa “no estás entendiendo lo que me pasa”. Pero que venga alguien que entiende lo que estás pasando y lo que te va a pasar es distinto. Porque estuvimos en el mismo pozo. Eso se siente estar en un hogar. Estar en el fondo de un pozo. Y depende de cada uno salir de ese pozo”. 

El pasado 31 de mayo se convirtió en un día histórico para todos los chicos y chicas que a los 18 años tienen que egresar de instituciones en la Argentina y en Latinoamérica. Luego de un largo trabajo, impulsado por Doncel, en conjunto con la Guía Egreso y más organizaciones se aprobó la Ley de Egreso, presentada por la Diputada Carla Carrizo. A partir de ahora, la ley indica que los jóvenes deben contar con un egreso acompañado por parte del Estado, que implica un apoyo emocional desde los 13 años y recibir herramientas para planificar su vida adulta, un apoyo económico al egresar, que les permita contar con una vivienda, estudiar y buscar un empleo. Kevin fue parte de este procesoUn movimiento donde lo colectivo está transformando la vida de más de 15.000 jóvenes que egresan del sistema en todo el país. Aunque todavía queda mucho por hacer. “Lo que se imaginan lo pueden lograr”, concluye. “Quiero decirles a todos los jóvenes que nadie les diga que no se puede. Capacítense, estudien, hagan valer sus derechos. Y ayuden a otros”. 

Conocé las herramientas y recursos que ofrecen los jóvenes de la GUÍA Egreso en www.guiaegreso.com.arApoyá el trabajo de Doncel en doncel.org.ar